Бесплатные шаблоны Joomla 3.3 Шаблоны для Joomla 2.5


Caminos

Camino Portugués

Se conoce como Camino Portugués, o también como Camino Central Portugués (para una mejor distinción de los demás), el principal Camino de Santiago que une Lisboa con Santiago de Compostela. Está considerado, hoy en día, uno de los más importantes Caminos de Santiago; según las estadísticas de la Oficina del Peregrino es el segundo camino en número de peregrinos, detrás del Camino Francés. Un 13% de los que recogieron la Compostela en el año 2012 habían hecho el Camino Portugués; aun así, debemos apuntar que buena parte de estos peregrinos sólo hicieron los últimos 100 kilómetros.

Precisando más el párrafo anterior, cabe decir que la inmensa mayoría de peregrinos empiezan o bien en Porto o bien en Tui (en la frontera). Sólo un 3,8% (dato del 2013) toma Lisboa como punto de partida. En Porto suelen iniciar el camino los peregrinos no españoles, mientras que los peregrinos españoles suelen optar por Tui.

En estos últimos tiempos se están recuperando otros caminos en Portugal, aún muy minoritarios. Uno de ellos es el que unirá Faro, en la región del Algarve, en el extremo sur, con Lisboa, permitiendo cruzar el país de un extremo a otro. Otro es el Camino Portugués de la Costa, con un itinerario cercano al mar como bien indica el nombre. Y además se están rehabilitando y señalizando otros tramos interiores.

La señalización del Camino Portugués entre Porto y Santiago es muy buena, prácticamente perfecta. Mucho ojo, de todas formas, a la salida de Barcelos; leed antes la sección Al Loro de la etapa correspondiente. En cuanto al tramo de Lisboa a Porto la señalización también era muy buena. Por otra parte, el camino de peregrinación a Fátima, señalizado con flechas azules, está omnipresente a lo largo del tramo portugués.

En Portugal, caminaremos a menudo por carreteras sin arcén; suelen ser carreteras secundarias, pero aun así algunas tienen un considerable tráfico de coches, furgonetas y camiones. Afortunadamente, las asociaciones portuguesas de amigos del camino modificaron, entre los años 2010 y 2012, los itinerarios de los tramos más peligrosos. Además, por estas carreteras no solo caminan los peregrinos, también lo hacen diariamente mucho parroquianos (que siguen vivos a edades avanzadas), lo que hace que los conductores de estas zonas ya estén acostumbrados a encontrar transeúntes en las carreteras. De todas formas debemos prestar la máxima atención cuando caminemos por una de éstas. Por otro lado, cabe apuntar que en Portugal la conducción es más "impetuosa" que en otros países europeos.

En cuanto a la naturaleza y paisajes, la parte portuguesa es en general más interesante que la parte gallega, aunque esta última también presenta tramos de gran belleza. Excepto en la primera etapa de salida de Porto, en Portugal son habituales los bellos tramos rurales y boscosos, en plena naturaleza y alejados (al menos en buena parte) de urbanizaciones y grandes infraestructuras de comunicación. El tramo gallego, en cambio, es muy parecido al Camino Inglés, y está dominado en buena parte por un extensivo urbanismo rural (definido como "rururbanismo" por Antón Pombo), con construcciones, muchas inacabadas, que no siguen ningún tipo de orden ni de criterio estético. Por esta misma razón gran parte del recorrido es por asfalto.

Una particularidad de este camino, consecuencia de la alta densidad demográfica, son los numerosos servicios (bares, restaurantes, tiendas de comestibles...) que nos salen al paso. Es muy raro, aunque alguna excepción hay, caminar una hora seguida sin pasar por delante de algún bar o restaurante. Así pues, no es necesario cargar con excesiva agua o vituallas.

Aunque no se puede calificar este camino (de Porto a Santiago) como llano, pues la orografía es quebrada en buena parte del recorrido, los desniveles son en conjunto moderados. La única subida digna de consideración es la del Alto da Portela Grande de Labruja, en la etapa de Ponte de Lima a Rubiães, y en la que ascendemos 315 metros en 4,2 km; se trata de un ascenso cómodo, agradable y sin ninguna dificultad (para los caminantes, no así para los ciclistas).

Algunos tramos entre Ponte de Lima y Padrón coinciden con el antiguo itinerario de la calzada romana Vía XIX. Dicha calzada unía Bracara Augusta, la actual Braga, con Asturica Augusta, la actual Astorga, pasando por Lucus Augusti, la actual Lugo. Han sobrevivido hasta nuestros días algunos miliarios y puentes, aunque la inmensa mayoría de estos últimos han sido reformados o reconstruidos con posterioridad.

La parte gallega del camino, al igual que la antigua calzada romana y los ejes viarios actuales, aprovechan la depresión topográfica conocida como Depresión Meridiana, visible en cualquier mapa físico de Galicia, y que cruza la comunidad de norte (Golfo Ártabro) a sur (Tui).

La ciclabilidad del camino de Porto a Santiago es muy alta comparada con otros caminos como el del Norte o Primitivo, pues en su mayor parte transcurre por asfalto o por pistas de tierra aceptables. Los ciclistas pueden tener problemas, pero no insalvables, en la subida al Alto da Portela Grande de Labruja (ver etapa correspondiente). También pueden encontrar dificultades muy puntuales en la subida a Portela de Tamel, en la bajada de dicha localidad (hay un tramo con escaleras), en el Alto de Alberguería, en la misma etapa, y a la salida de Rubiães, en la etapa siguiente. Y deben tener mucha precaución siempre en las bajadas cuando el pavimento esté mojado.

La monumental ciudad de Braga, tercera en población de Portugal, cae a apenas 20 km de Barcelos; los peregrinos con algún día de margen pueden aprovechar para visitarla. Por dicha ciudad pasa el Camino Torres (Salamanca - Santiago), señalizado también con flechas amarillas. El Camino Portugués y el Camino Torres se unen más arriba, en Ponte de Lima.

Los que inicien el camino en Tui conviene que sepan que la estación de tren más próxima a Tui, a unos 4 km, es la de Guillarei. Son muchos los que no lo saben y van a Vigo, a unos 30 km.

Para los que vayan en avión a Porto o a Santiago, y quieran optar al billete de ida y vuelta, deben saber que la compañía de autobuses Alsa enlaza dos veces al día Santiago con el aeropuerto de Porto (y con la ciudad), en un viaje de unas 4 horas aproximadamente.

Finalmente, animamos a todos los peregrinos que quieran hacer el Camino Portugués a recorrer un tramo por Portugal. Aquéllos que no quieran salir del centro de Porto, porque consideren que una etapa entera por zona metropolitana es un fastidio, pueden salir de más arriba, por ejemplo de São Pedro de Rates o de Barcelos.

Camino de Finisterre

Se conoce como Camino a Finisterre (o Camino de Finisterre) la extensión del Camino de Santiago que une la capital gallega con el cabo de Finisterre, situado éste al sur de la legendaria Costa da Morte. Algunos quisquillosos consideran que este camino sólo puede denominarse Camino de Santiago si se realiza en sentido inverso, de Finisterre a Santiago. En nuestro caso da igual, hoy en día son mayoría los peregrinos que recorren el camino en el sentido que va de la ciudad del apóstol a la costa gallega. En los últimos años también se ha señalizado y promocionado la variante de Muxia, que desde la localidad de Hospital se dirige a esta población marinera. Ya en la edad media algunos peregrinos se acercaban a Muxia, antes de ir a Finisterre, para visitar el santuario de A Nosa Señora da Barca, lugar en que según una leyenda la virgen María llegó en barca para alentar al apóstol en su ardua tarea apostólica. Hoy en día también está señalizado el camino que, bordeando la costa, une Muxia con el cabo de Finisterre. La distancia entre Santiago y el cabo de Finisterre es de 88 kilómetros y, por lo tanto, se puede realizar en 3 ó 4 jornadas a pie, las mismas que son necesarias para ir a Muxia para aquellos que opten por esta variante.

El origen del Camino a Finisterre es incierto, pero son mayoría los historiadores que consideran a este cabo como el auténtico término de las antiguas peregrinaciones paganas anteriores a la cristianización, dado que lo consideraban el lugar donde se acababa el mundo (el Finis Terrae de los romanos), el sitio a partir del cual ya no se podía seguir más el sol en su declive. Hoy, sin embargo, contrariamente a lo que siempre se había creído, sabemos que hay otros hitos geográficos tanto de Portugal como de Galicia (Cabo Touriñán) más occidentales que el cabo de Finisterre.

Este camino ha experimentado un crecimiento muy rápido en el número de peregrinos a partir del 2001, año en el cual se inauguraron los primeros albergues. Con datos del año 2013, aproximadamente un diez por ciento de los peregrinos que llegan a Santiago siguen su periplo hacia Finisterre.

A lo largo de los 88 kilómetros hasta Finisterre el camino pasa por 18 poblaciones con servicios, con una media, por lo tanto, de una población con algún servicio cada 4,9 km. Las dos poblaciones mayores son Negreira y Fisterra, ambas con poco más de cinco mil habitantes. Las distancias más largas sin posibilidad de avituallamiento son: de Hospital a Cee (14,6 km), y de Maroñas a Olveiroa (13,2 km).

Camino Aragonés

Se conoce como Camino Aragonés el tramo del Camino de Santiago que transcurre entre Somport y Puente la Reina. El Somport, el Summus Portus de los romanos, es un puerto de montaña pirenaico fronterizo con Francia, a más de 1.600 metros de altitud. Por otro lado, la localidad navarra de Puente la Reina ha sido desde siempre considerada por la literatura jacobea el punto de unión entre el Camino Aragonés y el Camino Francés; sin embargo, para ser del todo precisos, donde confluyen realmente los dos caminos es en el pueblo de Óbanos, situado a algo más de dos kilómetros antes de Puente la Reina. La distancia entre Somport y Puente la Reina es de 165 kilómetros y, por lo tanto, es factible recorrerla en 6 ó 7 jornadas a pie.

El Camino Aragonés tiene su origen en uno de los cuatro caminos medievales de peregrinación más importantes procedentes de Francia, concretamente del Camino de Arles (Vía Tolosana). Era el utilizado por los peregrinos procedentes del sur de Francia y de Italia. Actualmente es el segundo camino más frecuentado por los caminantes, con mucha diferencia respecto al masificado Camino Francés.

A lo largo de los 165 kilómetros el camino pasa por 20 poblaciones con servicios, con una media de una población con servicios cada 8,2 km. Comparado con el mismo dato del Camino Francés, donde encontramos alguna población con servicios cada 5,6 km, resulta evidente que el Camino Aragonés, en general, es más solitario. Además, ninguna de estas poblaciones es una ciudad grande, siendo las más pobladas: Jaca, con unos 12.000 habitantes, y Sangüesa, con unos 5.000. Las distancias más largas sin posibilidad de avituallamiento son: de Arrés a Artieda (18,2 km); de Sangüesa a Izco (también 18,2 km), y de Jaca a Santa Cilia de Jaca (15,6 km).

Página 1 de 3